venerdì 7 novembre 2008

¡Y estamos en Santiago!

Catorce horas. Interminables. De vuelo.

Después de que te has leído una revista, has cenado, caminado un poco por los pasillos, visto una peli, ido al baño, dormido, visto otra peli... en las cinco horas que te quedan... ¿qué coño haces?

Y así estamos en Santiago. La primera sensación: es primavera, hace calorcito rico. Nos quitamos las chaquetas y las bambas, nos ponemos sandalias. Y salimos a conocer.

La ciudad es tranquila y al mismo tiempo llena de vida pero la verdad, no parece ser especialmente linda. Está bien así, siempre hay que darle una oportunidad a los sitios que no deslumbran por su belleza: luego te sorprenden con su encanto.

Y la gente de aquí es efectivamente un encanto, llevamos todo el día sonriendo.

Hemos entrado al Mercado Central y de inmediato hemos sido literalmente atacadas por unos personajes alegres y ruidosos: los camareros de los puestecitos y los vendedores de pescado. Mi primer instinto (ya que, aunque nadie se lo cree, soy muy muy muy tímida, pero mucho), ha sido el de escaparme. Pero me he aguantado, y menos mal: hemos terminado comiendo un marisco delicioso, acompañado por un buen vinito blanco, por lo que serían más o menos cinco euros por cabeza.

Ya tenemos todo el planning para los próximos días hecho, y los billetes comprados. Lo que más se ha quedado marcado en mi cabeza son las horas de bus que nos esperan: unas cuatro entre ida y vuelta para la Isla Negra, mañana; casi lo mismo para Valparaíso, el sábado. Y vale, tampoco es para tanto.

Pero luego:
Veintitrés horas de bus para San Pedro de Atacama.
Digo, veintitrés horas.
Ya sé que me tendré que acostumbrar, aún más cuando sigua sola: ya que tengo poco dinero y el tiempo me sobra, aquí funciona así. Tendré que revaluar mi idea de la distancia.

Ya... pero... jo... Veintitrés horas.

Ya solo por el jet lag noto que mi concepto del tiempo está algo alterado. Tengo miedo de como estaré el lunes.

5 commenti:

Anonimo ha detto...

Pao, Estaré aquí te acompañando... Me acuerdo bien el mercado de Santiago y leerte es cómo volver a mi viaje... ¡Estoy viajando de nuevo!

Un gran beso!

Fernandinha

Anonimo ha detto...

Paolina, sei arrivataaaaaaaaaaaaaa!!!! Fantastico...devo provare a "rileggere" per modo di dire quello che hai scritto di Santiago (forse è l'unica parola che ho capito)...se potessi inserire gli emoticons anche in questi commenti qui ne metterei una di quelle tutte strampalate... Chissà quante emozioni ti stanno attraversando... Arrivare oltre oceano e cominciare a scoprire un mondo nuovo...!!!!???!!!! Mi emozioni anche a me!!!! Stai facendo viaggiare con l'immaginazione anche chi "ti legge"!!! Per quanto riguarda il saluto ai tuoi adorati gatti e alla tua inseparabile bicicletta...sono sicura che ti hanno capita...TUTTO E' "ANIMATO"... Un bacio affettuosissimo!!! Dai un bacino anche a Luz... Manu

Piera ha detto...

Ciao pò!! Come stai? Sono Piera un pò intimidita e tremante non ho mai scritto in un blog.. E mi imbarazza tanto.. Ti stò pensando tanto tanto ho letto tutto quello che son riuscita è mi son commossa tanto.. Anch'io on line ti seguo con il mio cuore e la mia mente! Son felice e orgogliosa di te! e nel mio piccolo anche emozionata! facci sogniare e vive! Un abbraccio forte forte! ti volio bene!

Anonimo ha detto...

Mi niñaaa! que guay...solecito, marisco, vinito... me alegro que el viaje fuera bien aunque supongo que eterno... bueno mi vida te vamos siguiendo ;)

Un besazo enorme!

Martita

Kami ha detto...

Madremia madremia madremiaaaaaaaa
Acabo de mojar las bragasssss...... hmmmm... que riquito....

Disfruta coraçao, y no te quejes demasiado, que estás de vacaciones!! ;)

Muxu,


Ander

Posta un commento